Conjuros para la buena suerte

Hemos de decirte uno de los tantos conjuros para la buena suerte.


La suerte va rodando por la vida. De un sitio a otro esa energía va tocando algunas veces a unos y a otros.

Debemos decir que no tenemos porque juzgar a esta energía, la energía de la buena suerte es una energía que hay que aprovecharla y conocerla. Esa magia es la que algunos conocen y la hacen consciente y otros la aprovechan sin saber, pues hay personas que tienen una sabiduría antigua para la buena suerte y aunque no sean consientes de ello, la buena suerte les llega.

También te aconsejamos tener en cuenta que si quieres hacer conjuros para la buena suerte comiences a cultivarla desterrando de tu pensamiento la envidia.

Esto se logra tan solo con una premisa. Y es que sepas que  a partir que te propongas hacer un conjuro para la buena suerte tú entras definitivamente en el tipo de personas a las que les irá bien.

Tienes que comenzar a cambiar tus pensamientos negativos, tienes que saber que eres merecedora de todo lo bueno que hay en el mundo y que a partir de hoy eres la persona más afortunada del planeta, en el amor, en la prosperidad y en la salud.


Uno de los más antiguos conjuros para la buena suerte:

Este conjuro viene de un maestro que vivía feliz en un oasis en el desierto, rodeado de lujos, salud y amor. Él lo hacía todos los días y dicen que lo hizo durante toda su vida. Lamentablemente quizá la traducción que hacemos aquí no es de las mejores, porque el conjuro es tan antiguo que no tiene una traducción exacta. Mientras lo realizas tienes que ver en tu mente las distintas cosas que vas nombrando.

Te sientas con los ojos cerrados, preferentemente con la espalda tocando una pared. Si es posible lo haces al amanecer mirando el este y al atardecer mirando el oeste.

El maestro explicaba que la suerte sale todos los días como el sol y que al anochecer se guarda dentro de nuestra almohada. Aconsejaba además tener una hoja seca de una planta muy querida por nosotros, si es aromática mejor. Los discípulos occidentales de este maestro usan el laurel.

Respiras profundamente .Pones las manos abiertas sobre tus rodillas.

Di en voz alta:

Yo (di tu nombre) soy una persona feliz y a partir de hoy convoco al poder que tiene la buena suerte y abro la mano derecha para que ella me toque. Con mi mano izquierda le doy a la vida todas mis monedas de oro, cada moneda contiene   la risa de la benevolencia. El agua de las lágrimas del pesar se disuelve en esa risa. Mi corazón está abierto a la dicha y al placer de regalar dones al universo. Esta es la ley y yo (di tu nombre) la asisto.

Uno de los conjuros para la buena suerte que da resultados muy buenos. Practica y verás.

Conjuros para la buena suerte

Conjuros para la buena suerte

 

 

Speak Your Mind

*