Qué es la meditación y para qué sirve

Esta es una pregunta que parece simple y lo es,  aquí la responderemos y veremos otras dudas que puedas tener con respecto a este tema.

Hay muchos tipos de meditación y cada una de las meditaciones sirve para diferentes cosas. Pero hablaremos en términos generales al principio y luego detallaremos algunas formas de meditar y sus particularidades.

Cuando se piensa en meditación se piensa en algo que es pasivo, es decir en relajación, en tranquilizarse, en aquietar las aguas.

Esto es así pero también hay muchos tipos otros tipos de meditaciones en donde realmente la persona tiene que estar en plena actividad.

Por supuesto que esa actividad no es física, aunque en algunos casos también hay meditaciones en donde uno se mueve con el cuerpo físico, pero por regla general la meditación es algo que se practica en quietud, esa quietud que se establece en el cuerpo físico, no siempre corresponde a la quietud mental.

Es decir que tenemos meditaciones activas, meditaciones en las que tenemos que tener cierto tipo de atención, y también meditaciones en las que aplicamos una relajación general tanto del cuerpo como de la mente.

Es común que se le diga a una persona está alterada que medite antes de actuar. Es decir que reflexione. Este es el término que se utiliza comúnmente para indicar que debemos dejar que nuestras emociones se calmen antes de actuar.

Y esto, aunque parece superficial no lo es. Meditar es anteponer algo a la acción. Es decir por medio de cualquier meditación se busca una especie de quietud que ayude a la persona en su vida cotidiana. Esa quietud es la que le permitirá no sólo reflexionar sino actuar de la manera adecuada cuando tenga que hacerlo.

Origen de la meditación

La meditación llegó a occidente por medio de prácticas que se hacían en oriente, sin embargo los occidentales ya tenían algunos métodos de meditación. Podemos mencionar que las religiones, tanto en su faz esotérica como en su faz exotérica tienen meditaciones. Por ejemplo la religión católica tiene como meditación el recitado de distintas oraciones. Estos son mantras que ayudan a la mente a relajarse y a entrar en un estado meditativo, es decir opuesto al cotidiano.

Relajación y meditación

La relajación está muy asociada la meditación, y la meditación está muy diferenciada de lo que es el mundo cotidiano.

Podríamos decir que la meditación es una forma de salir del mundo cotidiano, del mundo de todos los días, para entrar en otro espacio tiempo en el cual las cosas, las situaciones, los seres, los problemas pueden verse desde otro ángulo.

Por regla general ese otro ángulo, es superior. Es decir está ubicado en un lugar que es elevado. Ésos lo que trata de hacer cualquier religión con sus oraciones, ya que el practicante al conectarse con energía divina, entra en un Estado de meditación en donde las cosas terrenales se ven desde otro punto de vista.

Todos los grupos esotéricos, místicos, de oriente y occidente tienen distintas meditaciones que tienen distintos fines, pero todas esas meditaciones tienen en común que buscan hacer que la persona vea su mundo desde un punto de vista diferente al de todos los días.

Algunas preguntas que puedes hacerte con respecto este tema:

¿Cualquier persona puede meditar?

Sí, cualquier persona puede utilizar su tiempo para practicar algún tipo de meditación.

La meditación más simple la puede hacer cualquiera. Consiste en sentarse en silencio en algún lugar en la naturaleza, cerrar los ojos, y pensar en algo que nos agrade y nos relaje.

Esta meditación aunque parece muy tonta realmente no lo es, por medio de la mentalización positiva podemos crear un clima interno que nos beneficie. Por supuesto que esto podría hacerse en forma más elaborada, pero en principio si activamos un tipo de meditación que nos haga pensar en algo positivo y logramos sostener nuestra atención en eso, aplicando además algún tipo de relajación en nuestro cuerpo, lograremos que se activen nuestras endorfinas y que podamos crear un estado interno de felicidad, que si lo producimos a lo largo del tiempo, termina siendo muy beneficioso para nuestra salud y nuestro bienestar tanto físico como emocional.

Hay otras meditaciones que son también muy simples, todas exigen el apartarse de lo cotidiano, tomarse un tiempo en un lugar que no es el habitual, cerrar los ojos, respirar de una manera diferente a la que lo hacemos normalmente, etcétera.

Pero son todas cosas muy sencillas de hacer que cualquiera puede realizar.

Inclusive la persona enferma puede usar parte de su tiempo a la meditación.

¿Es posible que existan meditaciones nocivas?

Sí, es posible que algunas meditaciones sean nocivas para algunas personas. Es por eso que siempre se aconseja hacer una meditación con instrucciones dadas por un maestro.

En la medida que las meditaciones son más complejas y hacen que se involucren elementos más importantes de nuestro ser, puede suceder que esas meditaciones sean peligrosas.

Hay algunas meditaciones con las que tienes que tener cuidado, por ejemplo, las meditaciones guiadas. Al relajar la mente y abrir nuestro inconsciente cuando otra persona está guiando, puede suceder que esa persona te lleve por malos caminos. Y puedes entrar en estados perjudiciales. Por lo tanto la forma de prevenir esto es encontrando un guía que sea de entera confianza y espiritualmente elevado, que te comprenda, que tenga cierta reputación, en fin, que aquel que guía tu meditación sea lo suficientemente experimentado y tenga una ética lo suficientemente adecuada para no perjudicarte.

Otra de las meditaciones que son peligrosas son aquellas que intentan que tú salgas de tu cuerpo. Hay algunas meditaciones que buscan la salida del cuerpo astral y el viaje astral, estas meditaciones puede llegar a ser peligrosas pues hay que tener mucha experiencia para manejar estos fenómenos y por lo tanto son meditaciones en las que te tienes que cuidar y con las que puedes tener inconvenientes graves para tu salud. Por lo tanto, si no tienes experiencia, no busques hacer este tipo de meditaciones.

Artículos relacionados

En nuestro sitio tenemos algunos artículos que están relacionados con este tema. 5 que te podrían interesar:

  1. 4 meditaciones muy potentes: En este caso se dan cuatro meditaciones que son muy intensas, aconsejables para personas que tienen cierta experiencia.
  2. La meditación como herramienta de crecimiento personal: Toda meditación implica una búsqueda que puede ayudarte a crecer tanto emocional como mentalmente, aquí se habla de esto.
  3. Consejos para obtener buenos resultados en la meditación: Aprender a meditar puede ser difícil, depende de nuestro maestro y de nuestra predisposición, aquí se dan algunos consejos para que puedas aprovechar esta herramienta lo mejor posible.
  4. Cómo es una meditación guiada: Ya hemos hablado de esto previniéndote sobre este tema, aquí se explica cómo se realiza este tipo de meditación, para que sepas exactamente cómo es.
  5. Qué es el nirvana: El objetivo de la meditación en oriente es llegar a la iluminación. Esa iluminación se denomina nirvana. Aquí se explica cómo se produce y los efectos en la persona.

Que es la meditación y para qué sirve

5 métodos de meditación:

  1. Meditación pasiva

Esta meditación es la más practicada, se trata de tener una actitud relajada y de buscar que la mente entre en un estado de pacificación.

Se dice que es una meditación pasiva porque no busca nada, lo único que intenta es que puedas entrar en ese estado relajado para que vivencies cierta despreocupación.

Como dijimos anteriormente esta es la meditación más fácil. Se trata de cerrar los ojos, relajar el cuerpo, respirar profundamente e imaginar que nos encontramos en una especie de isla adonde no llegan los problemas ni llegan las vibraciones negativas que hay alrededor.

Se busca por medio de esta meditación un aislamiento, que es el que te ayudará a estar cada día más alineado con la energía positiva que nos rodea.

  1. Meditación activa

Como puedes imaginar las meditaciones activas son lo contrario de las pasivas, aquí se busca intervenir de alguna manera nuestro espacio mental.

Hay muchísimas meditaciones que son activas, tenemos por ejemplo un tipo de meditación que intenta visualizar determinada imagen, esta visualización nos permite llegar a un estado de beatificación, esto se logra por medio de una intervención que se produce de parte de nuestra mente activa para generar esa imagen y para focalizar la atención allí.

Otro ejemplo claro de la meditación activa es aquella en la que buscamos que ciertas energías se acerquen a nuestra mente y tratamos de que esas energías sean diferentes a las energías negativas. Por ejemplo podemos tratar de que en una meditación podamos conectar con la energía del amor y que de alguna forma aislemos y separemos de nuestra intención aquellas energías conectadas con el odio. Esto es tan sólo un ejemplo para que entiendas la diferencia entre una meditación activa y una meditación pasiva.

  1. Meditación zen

En las distintas escuelas zen, se dice que la persona no medita sino que simplemente se sienta. Este sentarse implica que no hay una intención de ir hacia ningún lugar con la mente sino que se busca simplemente estar en el aquí y ahora.

El budismo zen intenta observarse desde un punto de vista superior pero sin la intervención consciente. Es decir que es una especie de meditación pasiva, que tiene como componente activo el no intentar manejar la mente. Es por eso que la persona dice que tan sólo se sienta, no intenta manejar nada, deja que los pensamientos fluyan en su interior, no intenta apartarlos.

Hay muchos dichos budistas que hablan de esto, expresando que cuanto más se intenta quitar a un pensamiento más éste intentará ingresar en nuestra mente. Por eso en la meditación zen lo que se busca es dejar pasar los pensamientos como si estuviéramos mirando el cielo y dejamos que las nubes fluyan y vayan de un lado al otro.

En esta práctica como en cualquier práctica meditativa lo que necesitamos es tener constancia, aprender a ver cómo actúa nuestra mente nos introducirá en el mundo del autoconocimiento y nos dará un tipo de reflexión que es la que nos permite mirarnos a nosotros mismos desde un punto de vista diferente al común, es decir desde un punto de vista superior.

Se dice que ese punto de vista es el que tiene Dios, o la energía superior, esa energía que nos mira a todos como seres eternos y en cierta medida diminutos.

  1. Meditación devocional con una imagen

Esta es una meditación especial, que tienen muchas religiones, pero que también tienen muchos grupos esotéricos en oriente y occidente. Consiste en observar una imagen con los ojos abiertos y dejarnos llevar por ella. En este caso debemos relajarnos y observar la imagen. No se intenta nada más.

Decimos que es una meditación devocional porque la imagen debe ser una en la que depositamos cierta fe.

Esta imagen contendrá símbolos que actuarán sobre nuestro inconsciente.

En la medida que nos dejemos tocar por esta imagen nuestro inconsciente comenzará a aprender muchas cosas por medio del lenguaje simbólico, esas cosas que aprendemos se traducirán en un conocimiento que irá directamente a nuestro espíritu. Por lo tanto es una forma de aprender de una manera en la que el intelecto no tiene injerencia.

  1. Meditación en movimiento

Este tipo de meditación es muy difícil para los occidentales pero se práctica en oriente desde hace muchísimo tiempo. Uno de los grupos que más ha practicado este tipo de meditación fueron los Derviches, es muy conocido el ritual por el cual los monjes de oriente giran como si estuvieran bailando.

Esta es una meditación que implica el movimiento del cuerpo, se dice que a partir de que los monjes comienzan a girar, llega un momento en que se encuentra cierto eje, este eje es el que nos permite entrar en un estado que es muy diferente al cotidiano y profundizar en él.

Sin ir tan lejos, hay muchas meditaciones que se pueden hacer caminando. La más simple consiste en una meditación en la cual coordinamos la caminata con ciertas respiraciones. Esta práctica también es oriental, por es más fácil de realizar por cualquier occidental, ya que podemos hacerla cuando vamos camino a nuestro trabajo.

 

Se dice que la persona que sabe meditar correctamente es aquella que puede hacerlo aún en los momentos más difíciles, y en movimiento. Por supuesto que para esto hay que entrenarse.

Esperamos que te haya servido nuestro artículo y que puedas meditar habitualmente, ya que se sabe que el habito hace al monje.

Recursos Recomendados:

Lee Cómo Aprender a Usar La Magia para Recuperar, Dominar Y Amarrar a tu Pareja

hechizodeamor2

Reply