Magia negra de protección

La magia negra de protección suele usarse cuando nos han hecho un hechizo oscuro, o nos han hecho un hechizo de magia sexual muy potente, o hay alguien que quiere influenciarnos negativamente.


Los síntomas de que estamos bajo la influencia maligna de alguien son para las brujas muy claros.

En principio se siente un pesar en los ojos, algo como una nube que nos inunda los ojos cada vez que miramos algo que nos reconforta.

Este síntoma está bien estudiado y es bien claro de que necesitamos protegernos.

También cuando sentimos que no tenemos energía aún cuando dormimos mucho.

Cuando sentimos que no podemos descansar bien, cuando sin ninguna razón física sentimos mucho cansancio.


Un síntoma claro de que necesitamos la magia negra de protección es cuando entramos a nuestra casa y sentimos que está sucia aún cuando hayamos limpiado el día anterior. Cuando sentimos repentinos dolores de cabeza o cuando al entrar a nuestra habitación sentimos dolores en la nuca o en la cabeza.

La magia negra de protección no debe usarse mucho, debe usarse tan solo una vez cuando sentimos que no hay hechizo que pueda hacer encausar nuestra energía positiva.

Magia negra de protección: ritual oscuro

Un ritual oscuro debe hacerse con una vela negra un día martes de luna nueva o cuarto menguante, la habitación tiene que estar totalmente a oscuras, hacer el ritual en el lugar que sintamos la energía acumulada o una energía oscura.

La oscuridad puede combatirse con luz o con oscuridad, la luz a veces no puede con ella, así que cuando la oscuridad comienza a batirse con la oscuridad, algo de eso que nos tenía afligidas retrocede.

Poner la vela negra en el suelo, encenderla.

Luego parados vamos a dar una vuelta alrededor de la vela diciendo estas palabras:

“Te echo de aquí, tú que quieres sacarme todo lo que soy”, das una vuelta alrededor de la vela hacia la izquierda. Te detienes y luego dando una vuelta hacia la derecha dices:”Te saco de aquí luz maléfica que quiere absorber todo lo que doy”. Te detienes. Respiras profundamente, luego vas a dar tres vueltas alrededor de la vela hacia la izquierda diciendo: “Por Eloim y todos sus ayudantes, libero la carga que me ata, y no dejo que nada me lleve hacia la oscuridad, doy oscuridad a la oscuridad, aprieto la llama que hace la sombra y la libero”.

Luego dejas la vela prendida toda la noche en el lugar que hayas hecho el ritual.

Algo muy importante es que no estés en el lugar luego de que hayas hecho el ritual. Deja el lugar vacio. Esto se hace para que la oscuridad se disipe.

Al otro día prende un sahumerio de jazmín o de sándalo, tenlo prendido de día, abre las ventanas y si puedes limpia los pisos con vinagre. (1/4 de taza de vinagre en 2 litros de agua)

El pesar y la oscuridad que te tenían retenida se habrán ido. Si sientes que todavía la oscuridad te tiene atrapada, espera un mes y haz nuevamente el ritual. Los restos de la vela negra conviene enterrarlos en un lugar que nadie pueda hallarlos.

Te dejamos aquí una magia negra de protección. Utilízala con cuidado. Da resultado.

Magia negra de protección

Magia negra de protección

Speak Your Mind

*