Pactos con el demonio: ¿son reales?

Aquí hablaremos sobre los pactos con el demonio y si es posible realizarlos. Debemos decir que hay mucha fantasía alrededor de este tema y puede ser útil hablar sobre cuál es el pensamiento que tiene el esoterismo sobre esto.

Antes de hablar sobre pactos con el demonio debemos decir que sí son reales y que existe la posibilidad de realizarlos.

Además debemos saber qué es el demonio en realidad ya que las viejas ideas supersticiosas quizá no sean el modelo adecuado para evaluar la energía del mal.

El demonio es una entidad alimentada por todos los vestigios y fuerzas del mal. Algunos dicen que esta entidad es la opuesta a Dios, por eso muchas religiones hablan del ángel caído, es decir una fuerza divina que se rebeló a la fuerza creadora de Dios o a la energía del bien.

Lo cierto es que independientemente de qué es esa energía o qué significa debemos decir que esa energía existe y es muy potente, y que está relacionada con todo lo que las personas van depositando en ella.

Hay que saber que todo pensamiento negativo, todo pensamiento vengativo o con fuerza maligna va a alimentar esta entidad, llamada demonio, llamada fuerza del mal, llamada diablo, o con otros nombres según la cultura.

Dentro de las huestes del mal existen muchísimas fuerzas , por supuesto que así como es muy difícil contactar con Dios directamente también es muy difícil contactar con el demonio directamente, lo que las personas hacen queriéndolo o no, es contactar con entidades de un orden menor.

Estas entidades son las que se ocupan de hacer el pacto, pero veamos en que pueden consistir los pactos con las fuerzas del mal.

Pactos con el demonio: algunas formas de realizarlo

Aquí por supuesto no daremos detalles precisos para los contactos con fuerzas demoníacas ya que aquí estamos tratando temas relacionados con la magia blanca y no con la magia negra. Sin embargo cualquier mago blanco debe estar medianamente informado de algunas formas para hacer pactos con el demonio.

Sacrificios de animales: Una de las maneras más habituales para hacer pactos con el demonio es por medio del sacrificio de algún animal. Esto es así porque las fuerzas demoníacas exigen del pactante, que pierda su sentido de misericordia, algo que cualquier practicante de magia blanca tiene para los seres indefensos.

Sangre del propio participante en el rito: Desde lejanos tiempos se habla de que los demonios piden sangre del participante para realizar un pacto, esto se debe a que las fuerzas del mal por medio de la sangre del participante establece un vínculo con el alma ancestral del que hace el pacto.

Eliminación de vínculos amorosos: El demonio siempre pide pruebas sobre la sinceridad de aquel que va a hacer el pacto, por lo cual siempre pedirá que se desechen las relaciones más positivas que la persona tenga. La forma más fácil que tienen las fuerzas del mal para captar a una persona es que esta se encuentre aislada, de esa manera la persona queda indefensa y las fuerzas del mal pueden actuar a través de ella.

Los pactos con el demonio son enteramente perjudiciales y no pueden tener ningún beneficio, ya sea a corto o a largo plazo. Las fantasías de poder y todas las riquezas que puedan obtenerse por el pacto no son nada en comparación con los sufrimientos y la desorientación y el vacio que siente la persona que los realiza.

Aquí te dejamos algunos datos para que entiendas cómo son los pactos con el demonio, esperamos te haya servido nuestro artículo.

Pactos con el demonio: ¿son reales?

hechizodeamor2

Comenta: