Amuletos para el mal de ojo

hechizos-mal-de-ojo-imagen

El mal de ojo es algo que nos puede afectar a todos, la persona que nos provoca este mal, lo hace por lo general de manera involuntaria, pero también hay métodos para realizarlo voluntariamente, por lo que siempre es bueno estar protegido.

Lo que hace el mal de ojo es producir en nosotros un estado energético negativo inducido por la mirada de otra persona, cuando una persona esta ojeada puede experimentar desde cansancio, pesadez en los hombros, dolores de cabeza, tristeza, hasta casos mas graves como terminar enfermando.

Ver también:

Como hemos dicho anteriormente, la persona que ojea a otra lo puede hacer involuntariamente, en este caso el factor primordial es la envidia, un individuo con resentimiento acumulado envía la energía a aquella persona la cual envidia y si su aura no es lo suficientemente fuerte para impedir que penetre, termina dañando a la persona. También están los que hacen esto voluntariamente, aunque son los menos ya que se tratan de magos negros con determinados conocimientos, pudiendo hacer que la víctima padezca toda clase de infortunios con solo mirarla.

Ante estas situaciones, hay una manera simple de protegernos y es mediante los amuletos, cumplen dos funciones: Como escudo protector contra el mal de ojo y como cura si ya lo tenemos, los amuletos irán de a poco reduciendo la energía negativa que nos impregnaron con la mirada, aunque si ya has sido víctima, lo mejor para quitarlo rápidamente es aplicar otros métodos.

Amuleto del ojo de Horus:

Símbolo protector por excelencia. El ojo de Horus fue utilizado ampliamente en el antiguo Egipto para evitar todo tipo de calamidades, entre ellos el mal de ojo. Para esto necesitaras lo siguiente:

1) Un ojo de Horus.

2) Un vaso de vidrio.

3) Cinco velas blancas.

4) Vinagre de manzana.

5) Sal marina fina.

6) Salvia.

7) Incienso.

Se realiza un martes o sábado a la noche. Debes adquirir un ojo de Horus, este puede ser una medalla o un anillo, lo puedes comprar en cualquier santería o en donde prefieras, debe ser de plata. Bien, una vez que tenemos el ojo de Horus, primero debes purificarlo, para esto simplemente déjalo desde la noche hasta la mañana temprano en el patio o jardín de tu hogar, luego ya puedes comenzar.

Espera hasta que sea un martes o sábado de luna llena. Enciende los inciensos, a continuación coloca agua hasta la mitad del vaso, y pon un poco de vinagre, luego la sal y finalmente coloca un pétalo de salvia. Lo siguiente es prender las velas, ahora toma el ojo de Horus y pon este dentro del vaso, a continuación coloca tus manos con las palmas hacia arriba y estando parado debes decir la siguiente oración:

“Poderoso ojo de Horus, tu que todo lo ves, tu que conoces el pasado, presente y futuro de todo ser en este mundo. Oh, temible ojo Horus, tu que guardas los mayores misterios desde las civilizaciones mas milenarias, tu que has sido venerado y respetado por quienes te conocían, es a ti a quien invoco en esta oración. Te pido que me sirvas como escudo protector contra la envidia, los celos, y contra todo sentimiento negativo de las demás personas que pueda repercutir en mi. Que ningún mal pueda acercarse a (di tu nombre), que mi aura sea fortalecida al portar el ojo de Horus, que mis enemigos se alejen, que ningún tipo de mal pueda atravesar el escudo protector que se ha formado, que así sea.”

A continuación, quita el ojo de Horus del vaso y deberás llevarlo siempre contigo.

monedas-San-Benito

Amuleto de San Benito:

La medalla de San Benito encierra un gran poder. Así como puede ayudarnos a sortear los difíciles obstáculos que a veces que la vida nos pone en el camino para lograr determinado objetivo, también es muy recomendable para evitar un mal de ojo, tal es así, que quien lleve consigo la medalla de San Benito bendecida correctamente, jamas podrá ser víctima de un mal de ojo. Para esto, vamos a necesitar lo siguiente:

1) Una medalla de San Benito, puede ser de oro o de plata.

2) Agua bendita.

3) Una daga de bronce.

4) Tres velas blancas.

5) Una mesa con un mantel blanco.

6) Un vaso de vidrio sin usar.

Se puede realizar en cualquier día, pero se aconseja los domingos o lunes por la mañana. Debes colocar el agua bendita en un vaso de vidrio nuevo, a continuación prendes las tres velas blancas. Pon la medalla de San Benito dentro del agua, ahora toma la daga y moja la punta con el agua bendita, a continuación hazte la cruz sosteniendo la daga con las dos manos, luego levanta tus brazos, apunta con la daga al cielo, y di lo siguiente 5 veces:

“Bendita sea esta santa medalla que me protegerá de todo mal”.

Ahora suelta la doga, toma la medalla y tenla en tu mano derecha. Cierra el puño y di la siguiente oración:

“San Benito, santísimo y venerado, es a ti a quien pido protección. Intercede por mi, para que bendigas esta medalla que porta tu bendito nombre, para que me sirva de escudo protector contra todo tipo de calamidades y desgracias, para que me proteja del mal de ojo, de la envidia, del odio, del rencor, que pueda tener cualquier persona conmigo. Haz que la mirada dañina del otro no me afecte en nada, que no sea víctima de esos males que aquejan a tantos. Bendigo por medio de tu presencia esta medalla, amen.”

Una vez realizado esto, deja la medalla al aire libre por 1 hora antes de que comiences a utilizarla.

Amuleto del ajo y trigo:

Necesitaras:

1) Un diente de ajo.

2) Trigo.

3) Una bolsita roja o verde.

Tanto el ajo como el trigo tienen propiedades mágicas que ayudan a protegernos de la envidia. Coloca en una bolsita un diente de ajo y el trigo. Mientras estés con la bolsita en tu poder, vayas donde vayas jamas te llegara un mal de ojo.

Recursos Recomendados:

Lee Cómo Aprender a Usar La Magia para Recuperar, Dominar Y Amarrar a tu Pareja

hechizodeamor2

Reply