4 meditaciones muy potentes

Aquí te dejaremos 4 meditaciones que pueden resultarte muy potentes e interesantes.

Cuando hablamos de potencia nos referimos al efecto que puede hacer una mediación sobre tu ser integral.

La meditación es un espacio interno que nos posibilita alinearnos con el cosmos.

Se dice que todo en el universo medita, es decir todo lo que es naturaleza está de alguna manera en un estado de conexión que puede denominarse de meditación.

Desde este punto de vista la meditación lo que hace es crear un puente entre nuestra conciencia y la naturaleza. En algunos casos muchos dicen que ese puente es entre nosotros y Dios. Pero independientemente de lo que cada filosofía denomine,  lo cierto es que la meditación nos dará paz, armonía y felicidad.

También los estados meditativos pueden servir para saber muchas cosas que en un estado racional no pueden descubrirse.

Este es el secreto de por qué determinados maestros saben lo que otros no saben o pueden predecir lo que sucederá.

Se dice que en la meditación contactamos con cierta frecuencia que permite un apertura mental y espiritual. Esa apertura es real y hace que podamos ver lo que se encuentra en una zona energética que el común de las personas no transita.

Es por eso que la meditación es importante no sólo para tranquilizarnos y estar mejor sino también para ingresar en un mundo diferente en que la mente adquiere otras capacidades.

Estas capacidades pueden ampliarse y pueden profundizarse en la medida que meditemos cada vez más y mejor.

La práctica meditativa es inacabable y puede ser un camino ascendente.

Esto lo explican todas las técnicas y lo afirman todas las filosofías que se basan en el autoconocimiento, tanto en oriente como en occidente.

Algunas preguntas que puedes hacerte con respecto a la meditación:

¿Puede meditar cualquier persona?

Sí. Es así. Cualquier persona puede practicar algún tipo de meditación.

Los bebes meditan desde el nacimiento naturalmente, con el tiempo la cultura y la educación le van quitando esa capacidad de conectarse con el cosmos.

Se trata de reaprender ese estado. Un estado que implica detener el pensamiento racional.

Y todo tenemos esa capacidad porque es el estado natural del ser humano.

¿Qué recaudos debo tomar para hacer meditación?

Hay muchos tipos de formas de meditar y los recaudos serán específicos de cada manera. Pero lo cierto es que por regla general el único recaudo que debes tener es el de pausar la meditación cuando sientas que está perjudicándote o generando algún tipo de conflicto interno.

La meditación es algo muy sutil.

Debemos estar atentos a lo que se nos produce internamente y de acuerdo a ello debemos actuar pausando o aumentando la meditación.

Hay casos en que debemos detenernos porque nos sentimos demasiado movilizados con la meditación que practicamos, en otros casos debemos insistir para que algo se asiente y tome una nueva forma.

Por supuesto que si tenemos un maestro las cosas nos serán más sencillas y sabremos cuando detenernos y cuando continuar, el maestro es importante ya que él ya ha pasado por la experiencia y sabe cuándo el malestar es producto de cierto límite que hay que sortear o cuando es producto de un exceso.

Pero lo cierto es que debemos ser cautelosos en la meditación. Es preferible meditar un poco cada día que hacer largas experiencias de meditación, sobre todo si recién nos estamos iniciado.

¿Qué tipo de meditación debo elegir?

Hay muchos tipos de meditación. Deberás elegir  en principio la que te resulte más sencilla de hacer y la que sientas más afín a tu personalidad.

También si quieres lograr cierto estado anímico es importante  que uses un determinado tipo de meditación.

Hay meditaciones para obtener la paz y otras para adentrarse en nuevos estados de conciencia, hay algunas meditaciones para lograr determinados deseos, en fin… la lista es interminable. Lo que debes hacer es preguntarte qué es lo que necesitas, de acuerdo a tu necesidad aparecerá la meditación que te es afín.

Recuerda también que no hay meditaciones que sean del todo negativas y que no somos máquinas. Queremos decir con esto que una meditación que se hace para encontrar la paz, seguramente influirá en otros aspectos de tu vida.

Es decir que por más que hagamos meditaciones específicas para una determinada necesidad, la meditación producirá un beneficio en otras zonas de tu vida.

El ser humano posee una estructura compleja, la meditación cualquiera sea ella, producirá bienestar en todas las otras zonas, además de la zona o lugar interno en la  que esté trabajando en forma principal.

¿Puedo meditar sólo o necesito alguien que me enseñe?

Por supuesto que un maestro es importante para cualquier tipo de actividad interna. Sin embargo la meditación puede practicarse en forma individual siguiendo nuestra propia iniciativa.

Actualmente hay mucha información referida a la meditación.

Y además hay muchas escuelas esotéricas y místicas que enseñan a meditar.

Puedes hacer ambas cosas (sería lo ideal): Aprender un poco de meditación con algún maestro o grupo esotérico para luego continuar sólo y además buscar información para ir probando las distintas formas de meditación.

Por supuesto que cada escuela esotérica considera que su meditación es la mejor. Es decir, si nos dirigimos a las escuelas Zen nos dirán que la mejor meditación es la Zen, si vamos a una escuela de yoga, nos expresarán que no hay otra escuela mejor que la que ellos proponen. Como dijimos anteriormente tienes que encontrar la meditación que más te sea afín.

Es importante no fanatizarse con ninguna escuela y poder discriminar, pero como siempre el camino que cada uno hace es personal, privado y con sus particularidades.

Algunos artículos relacionados:

En nuestro sitio tenemos algunos post que están relacionados con este tema. 5 que te pueden interesar:

  1. La meditación como herramienta de crecimiento personal: Aquí se analiza cómo puede usarse la meditación para crecer personalmente. Un artículo muy interesante y bastante profundo.
  2. 3 formas de meditación: Un artículo que amplia este mismo que te dejamos aquí. 3 formas diferentes para meditar. Elige la que más te gusta.
  3. Consejos para obtener buenos resultados en la meditación: Sin duda aquí hay unos buenos consejos, míralos antes de abocarte a meditar.
  4. Cómo es una meditación guiada: Aquí se explica cómo se realiza una meditación que es guiada por otra persona. Se describe en detalle cómo se realiza esta meditación.
  5. La esencia de la meditación: Hay algo que es esencial para cualquier meditación. Este post habla de ello.

4 meditaciones muy potentes

  1. Meditación para el tercer ojo

Meditación para el tercer ojo

Sin dudas el chakra del tercer ojo es uno de los centros energéticos que más se utilizan en la meditación. Se dice que este centro que se allá entre los dos ojos, un poco más abajo del centro de la frente es el que permite la videncia de los planos invisibles.

Hay muchas formas de abrir este tercer ojo. La meditación sobre este centro producirá una estabilización general del cuerpo energético y si este centro se abre por medio de la meditación se podrá acceder a los otros planos, así como saber lo que sucederá.

Procedimiento: Hay muchas maneras de meditar desde o en este centro. La forma más sencilla y practicada por videntes consiste en sentarse en posición de loto frente a una vela en una habitación oscura. Se debe encender la vela y entrecerrar los ojos tratando de visualizar la llama de la vela hasta el punto en que las dos imágenes que se ven como producto de la forma particular de entrecerrar los ojos  se unifiquen en una. Este paso es el más delicado e importante y no todos lo logran. Debes lograr que las dos imágenes primeras se unan en el centro. Debemos poder ver una sola llama en el centro de nuestra frente o en su defecto entre los dos ojos.

Permanecer el mayor tiempo posible en esta posición intentando ver una sola llama. Respirar profundamente siempre con los ojos entrecerrados. No abrir los ojos, cuanto más nos mantengamos así, mejor.

Esta meditación es muy sencilla y hará que poco a poco tu tercer ojo se abra.

Debes abandonar inmediatamente la meditación si ves luces extrañas o te sientes no del todo feliz. Es decir si notas que tu energía decae.

Esta meditación no debería provocar ningún malestar pero a veces algunas entidades extrañas pueden intentar cruzarse en nuestro camino, ya que el tercer ojo es un centro muy potente. Por lo tanto ante el mejor atisbo de algo extraño debemos abandonar esta meditación y cambiarla por otra o comenzar nuevamente a hacerla meditando poco tiempo.

  1. Meditación de los 7 centros de energía

Meditación de los 7 centros de energía

Este tipo de meditación es practicada sobre todo por yoguis. El nivel de conocimiento de  nuestros centros de energía y de su funcionamiento hará que nuestra meditación sea mejor o peor. Cuanto más sepamos de nuestros centros, mejor será la meditación.

Los centros de energía o Chakras se distribuyen a lo largo de nuestro cuerpo. Los 7 centros de energía en realidad son los centros principales del cuerpo, estos centros son los que gobiernan tanto nuestra parte física como nuestra parte espiritual. Cada centro tiene su característica. Mira este artículo si no sabes nada de los 7 Chakras.

El método de meditación varía de una escuela a otra y puede ser desde muy simple a muy complejo, en este caso te dejamos una meditación simple que cualquier persona puede practicar. Eso sí, debes tener conciencia de la ubicación precisa en tu cuerpo de cada centro de energía.

Procedimiento: Sentarse en posición de loto o si no estamos acostumbrados acostarse boca arriba. Respirar profundamente y cerrar los ojos.

Ir visualizando cada centro de energía desde el centro inferior al superior y respirando acompasadamente.

Inspirar por la nariz y sacar el aire por la boca. En cada respiración debemos mentalizar un centro hasta llegar hasta el centro superior.

Luego debemos volver al centro inferior y en vez de una respiración hacemos dos y volvemos a subir hasta el centro superior.

A medida que vamos avanzando en la meditación vamos agregando una respiración y recorremos los siete centros, así hasta que llegamos a las siete respiraciones.

En cuanto a la visualización, lo mejor es que visualices que los centros de energía se van activando. Para esto debes imaginar que se llenan de luz y en algunos casos puedes imaginar también que giran en sentido horario. Esto se traducirá en una experiencia muy potente.

Conviene hacer la meditación lentamente hasta que comprendamos y podamos sincronizar su mecanismo.

No conviene continuar si nos sentimos mal o mareados.

Es conveniente respirar en forma normal, no agitarnos y hacer las pausas que creamos necesarias. Insistimos en que para hacer esta meditación correctamente debes tener clara la ubicación de los centros de energía.

  1. Meditación para ensoñar

Meditación para ensoñar

Esta meditación es la que se hace en algunas prácticas esotéricas americanas. Sobretodo es la que recomienda Carlos Castaneda en alguno de sus libros, pero en realidad es común a muchas meditaciones.

Esta es una meditación muy delicada y es conveniente no aventurarse mucho, es decir, practicarla con cierta reticencia y cuidado.

Se denomina ensoñar a un estado de conciencia acrecentado que es en realidad un estado que está entre el sueño y la vigilia. Este estado permite sentirse muy diferente a como nos encontramos en la vida cotidiana ya que nos dará una sensación de liviandad. De este estado se puede llegar a salir del cuerpo pero no es nuestro objetivo, ya que esto es muy peligroso. Procedimiento: Acostarse boca arriba y entrecerrar los ojos. Debemos sentir como nuestro cuerpo está apoyado en el suelo (es conveniente hacerlo en el suelo y no en la cama para no quedarnos dormidos), debemos sentir cada parte del cuerpo que apoya e ir relajando cada parte del cuerpo empezando por los pies y continuando hacia arriba hasta terminar en la cabeza. Esto debemos hacerlo varias veces.

Luego una vez que sintamos que nos hemos relajado debemos centrar nuestra atención en nuestro cuerpo y comenzar a sentir que tenemos otro cuerpo que es como un doble.

Esto no solo debemos mentalizarlo y visualizarlo sino que debemos sentirlo como una especie de doble capa de nuestro cuerpo. Una vez que tomamos conciencia de esto debemos meditar y respirar como si lo hiciéramos en esta doble capa, que no es más que lo que muchas escuelas denominan el doble.

Esta meditación es muy potente y debemos quedarnos allí sintiendo este doble cuerpo.

No debemos movernos sino todo lo contrario, debemos permanecer acostados y relajados.
No es común encontrar esta meditación en ningún libro y esto se debe a que es una meditación muy peligrosa.

Insistimos, realizar con precaución.

Terminar la meditación cuando queramos.

Salir despacio del entorno meditativo.

  1. Medicación con el OM

Meditación con el om

Esta es una de las meditaciones más potentes que hay y de las más tradicionales. De procedimiento sencillo, a partir del siglo veinte se popularizo en occidente.

El mantra OM es uno de los mantras más conocidos de oriente porque se considera que es el primer sonido que hizo el universo cuando se autocreó.

Todas las teorías místicas orientales antiguas y diversas religiones de oriente atestiguan que esta palabra sagrada es muy potente y dan diversos métodos para pronunciarla.

Desde el yoga hasta otras prácticas tienen formas para que la energía divina se active por medio de la pronunciación de esta sílaba. Aquí te dejaremos el método más simple y que funciona muy bien.

Procedimiento: Sentarse en posición de loto o medio loto ( si no estamos acostumbrados simplemente podemos buscar una posición cómoda). Entrecerrar los ojos y comenzar con el mantra expresándolo en voz alta tratando de que el sonido de la letra O pegue en la parte superior de nuestro paladar mientras que la letra M resuena en el pecho. Debemos respirar pausadamente y al exhalar y decir OM de esta manera que explicamos.

La resonancia se da cuando el sonido pega en determinadas zonas del cuerpo, en este caso la letra O pega en la parte superior del paladar, más precisamente en la parte interna del mismo y la M debemos “bajarla” hasta que resuene en nuestro pecho. Esta es la forma tradicional de decir esta palabra y aunque puede tener distintas variantes esta es la forma también más fácil.

Cuando nos acostumbremos podemos pronunciar la palabra caminando o en voz muy baja mientras hacemos nuestras actividades cotidianas.

Se dice que hay discípulos orientales que la repiten sin parar, pero lo cierto es que si nos tomamos unos minutos del día para practicar esta meditación tendremos efectos muy positivos que se traducirán en una mayor conexión interna y en una mayor claridad mental.

Es útil hacer este mantra también cuando nos hayamos en situaciones desesperadas o estresados, ya que inmediatamente nos relajará.

Se dice que este mantra conecta inmediatamente con la energía divina y el sonido que el universo todavía sigue emitiendo, por lo tanto es una forma de sintonizar con el cosmos. Es por eso que ante una situación desarmónica este mantra inmediatamente la armonizará.

Practicarla las veces que se quiera, no hay peligro alguno.

Recursos Recomendados:

Lee Cómo Aprender a Usar La Magia para Recuperar, Dominar Y Amarrar a tu Pareja

hechizodeamor2
Compartir 0

Reply